Exigimos la Anulación de Decretos Ejecutivos Inconstitucionales que buscan intensificar la extracción de hidrocarburos y minería en Ecuador | Amazon reloj
Amazon Watch

Exigimos la Anulación de Decretos Ejecutivos Inconstitucionales que buscan intensificar la extracción de hidrocarburos y minería en Ecuador

19 de agosto de 2021 | Declaración


Amazon Watch

Para obtener más información, ponte en contacto con:

+1.510.281.9020 o presslist@amazonwatch.org

Descargar la version original en ingles

Puyo, Ecuador - El presidente ecuatoriano Guillermo Lasso emitió los Decretos Ejecutivos 95 y 151, el 7 de julio y el 5 de agosto de 2021, respectivamente, que formalizan de inmediato profundas transformaciones de las políticas petroleras y mineras de Ecuador. Estos documentos han planteado nuestra preocupación por la violación de nuestros derechos esenciales a participar en las decisiones que puedan afectarnos. Estas nuevas políticas arriesgan daños graves e irreparables al expandir la frontera extractiva y desconocer los conflictos sociales existentes, así como las sentencias y directivas previas que han declarado al gobierno de Ecuador responsable por la vulneración de derechos colectivos tanto en la justicia nacional como en los organismos multilaterales. con los que este país tiene compromisos y obligaciones, como el Sistema Interamericano y Universal de Derechos Humanos.

El Decreto 95, utiliza una narrativa engañosa para priorizar los intereses del sector privado y las entidades financieras al proponer una “transición” de control y gestión de sectores estratégicos del gobierno ecuatoriano a empresas transnacionales. Esta transferencia implica que el Poder Ejecutivo revise, acelere y simplifique varios procesos para autorizar la licitación y / o concesión de bloques petroleros. También realiza varios cambios normativos que eluden el marco constitucional de los derechos garantizados y la soberanía sobre la administración de los recursos naturales. Asimismo, observamos con gran preocupación que este decreto tendrá un impacto considerable en la recaudación tributaria del gobierno, en detrimento de los derechos económicos, sociales y culturales de la población. Además, asegura ganancias a las empresas al transferir las externalidades al gobierno y, por supuesto, a nosotros: los que habitamos estos territorios.

El Decreto 151, en tanto, busca posicionar al país como un destino atractivo para la inversión minera. Al hacerlo, establece una narrativa de que la minería traerá desarrollo y resolverá la crisis económica que estamos atravesando. Esto es de gran preocupación porque varias de nuestras organizaciones han declarado sus territorios libres de minería. No queremos que esta política minera justifique los crecientes ataques y la estigmatización de las personas que se oponen a las actividades mineras. Asimismo, este decreto propone la aceleración del proceso de licenciamiento ambiental y social para el otorgamiento de concesiones mineras y cambia las condiciones contractuales entre las partes, lo que debilita la fiscalización del gobierno ecuatoriano y amplía la capacidad de las empresas para operar libremente.

Ambos decretos habilitan canales institucionales para expandir el extractivismo. Pero se omite una explicación de cómo se protegerán los derechos de la naturaleza, humanos y colectivos de los pueblos indígenas y defensores del medio ambiente que actualmente se encuentran criminalizados. De ahí que los compromisos ambientales firmados por Guillermo Lasso durante la campaña presidencial constituyan una mentira más a los pueblos indígenas. A través de estos decretos, el gobierno ecuatoriano incumple sus compromisos internacionales de derechos humanos, incluido el Acuerdo de Escazú, que recientemente se convirtió en vinculante.

Señor Guillermo Lasso, le recordamos que los ministerios de gobierno no deben estar al servicio de las empresas petroleras y mineras. Por el contrario, el aparato estatal debe estar dedicado a la protección de los intereses colectivos de la población, los derechos humanos, los derechos colectivos y la naturaleza.

Actualmente, tanto los bloques petroleros como las concesiones mineras cubren la mayor parte de nuestros territorios. Por tanto, los impactos adversos serán mayores si se amplían. Estos decretos violan tanto el derecho a decidir nuestro desarrollo económico, social y cultural como la relación esencial con nuestros territorios ancestrales, en los que se basa nuestra supervivencia física y cultural. Esto nunca ha sido comprendido ni respetado por ningún gobierno ecuatoriano y afecta nuestra forma de vida y el futuro de nuestros Pueblos y Nacionalidades. El anuncio de aumento de la producción petrolera y minera implica la continuidad y profundización de estas prácticas. Por tanto, estas decisiones promueven el etnocidio y exterminio de los pueblos indígenas del Ecuador y son responsabilidad del señor Guillermo Lasso y su gabinete.

La emisión de estos decretos viola nuestro derecho a la consulta y consentimiento previo, libre e informado frente a cualquier decisión, normativa o administrativa, que se reconozca en el Convenio 169 de la OIT, las Naciones Unidas y la Declaración Americana sobre los derechos de los Pueblos Indígenas y en la Constitución de 2008, artículo 57 numerales 7 y 17; y ratificado por la Corte Constitucional del Ecuador. Asimismo, recordamos que el gobierno ecuatoriano ha sido declarado responsable tanto por los tribunales nacionales (Tribunales Provinciales y Corte Constitucional) como por los tribunales internacionales (Corte Interamericana) por la vulneración de este derecho fundamental, pilar fundamental para el ejercicio de la totalidad de nuestras funciones. derechos, especialmente la autodeterminación sobre nuestros procesos de desarrollo y participación en procesos o decisiones gubernamentales de cualquier tipo que nos afecten. Además, incumple sus obligaciones internacionales derivadas de los compromisos asumidos en el Acuerdo de París y los múltiples instrumentos de derechos humanos que exigen la suspensión de las actividades extractivas para combatir el cambio climático, cuyos efectos son irreversibles.

Por tanto, resulta incomprensible cómo la actual administración promueve estos decretos, más aún cuando la Agencia Internacional de Energía instó al cese de la producción de combustibles fósiles en la Amazonía en su país. último informe, dado que nos encontramos en un punto de inflexión que define el destino de la humanidad. Este tipo de políticas están tan fuera de sintonía con las Los resultados del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, que declaró que la emergencia climática solo puede mitigarse si los gobiernos toman decisiones urgentes para frenar el calentamiento global, entre las más urgentes está el fin de la producción de combustibles fósiles y los impulsores de la deforestación y la contaminación. como la minería.

Denunciamos la intención de la administración Lasso de permitir que las empresas petroleras y mineras tengan la capacidad de realizar actividades extractivas en nuestros territorios. Con la emisión de estos decretos, volvemos a la era neoliberal de los años setenta y ochenta, que dejó graves efectos en los territorios, como en el caso Chevron-Texaco, del que aún existen evidencias. Desde entonces, se ha promovido la falsa promesa de un desarrollo basado en el extractivismo, pero que, hasta el momento, no se ha cumplido. Nuestras poblaciones amazónicas son las más pobres del país, con las menores tasas de cumplimiento de acceso a necesidades y servicios básicos. Sin embargo, ante estos delitos ambientales y sociales, producto de abusos corporativos, el gobierno insiste en violar la Constitución y cambiar las reglas del juego sobre los mecanismos de resolución de conflictos y controversias, admitiendo la inclusión del país en la Internacional. Centro de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) y otros mecanismos de arbitraje internacional.

Además, ante la creación de una ley específica que regule las obligaciones gubernamentales de garantizar el derecho a la consulta previa y al consentimiento, recordamos y exigimos que el Presidente de la República y su gabinete se adhieran a las Resoluciones CONFENIAE sobre garantías en el ejercicio del Derecho de Consulta y Consentimiento Libre, Previo e Informado de los Pueblos y Nacionalidades Amazónicas, construido a partir de un proceso participativo entre los pueblos amazónicos, el 6 de abril de 2021.

Con base en esto, amparadas por el principio de unidad, las organizaciones abajo firmantes rechazan las intenciones del gobierno nacional y están dispuestas a continuar con acciones de lucha, resistencia, gobernabilidad y control territorial, acciones que históricamente hemos ejercido y que son necesarias. para proteger la vida y la integridad de nuestros territorios.

URL corto

Dona

Amazon Watch se basa en más de 25 años de solidaridad radical y efectiva con los pueblos indígenas en toda la cuenca del Amazonas.

DONE AHORA

AYUDA AHORA

Minería fuera del Amazonas!

AYUDA AHORA

Manténgase informado

Recibe el Ojo en el Amazonas en tu bandeja de entrada! Nunca compartiremos tu información con nadie más, y puedes darte de baja en cualquier momento.

Suscríbete